Viviendo entre perros

Gertraud Ernst lleva una vida muy distinta, desde su llegada a Chile, ha ido creciendo en ella un sentimiento de compasión hacía los perros.

Gertraud Ernst (76) alemana, de estatura baja, pelo canoso y ojos verdes. Llegó a Chile en el año 1966, se vino de Alemania como misionera para trabajar en poblaciones. Vivió en Lo Barnechea y luego, en el año 1971 llegó a la comuna de La Florida. Es conocida en el sector como “la vieja de los perros” ya que vive con aproximadamente cien perros callejeros que empezó a recoger en el año 92’.

¿Señora Ernst, usted es feliz con los perros?
No, no soy tan feliz. Es una gran tarea para mí. Estoy pendiente toda mi vida, todo mi tiempo, toda mi salud. Este es el problema de Chile, yo asumí el problema que deberían asumir otros ciudadanos de este país. Por compasión y misericordia, si votan perros a mí me da una pena. Ahora aprendí a hacer más dura porque no doy para más. Ayer botaron un perro, me hice la lesa y ahí está el cachorro (indicando la vereda de al frente), nadie lo quiere.

¿No le molesta el olor de los perros?
A mí no me molesta pero comprendo que a los demás les moleste. Cuando salgo de repente y vengo y noto de allá (Indicando hacía la esquina)…el olor. Yo ya no tengo esa fineza pero otras gentes sí. Cuándo uno vive en este ambiente uno se acostumbra, uno no se da cuenta. Pero yo me doy cuenta cuando salgo y regreso.

¿Qué opina sobre lo que piensan los vecinos de usted?
Soy una loca, creo que tienen razón que soy una loca. Soy una loca en el sentido que no es normal que ninguna persona haga eso. Pero el problema es que yo siempre me disculpo un poco diciendo “yo cuando empecé, cuando tenía diez perros dije nada más, nada más, no puedo más, no puedo más” pero bueno, encontré otro perro, otro más. Una perra preñada ¿qué hago? ¿La dejo botada o la recojo? Y cómo tenía una sensibilidad, que despertó de a poco. Miré yo llegué en el 66’ y recién en el 92’ despertó esta hipersensibilidad con animales abandonados. La gente es muy cruel, muy insensible. Yo quisiera ser diferente también, no quisiera sufrir cuando veo a un animal botado. Los vecinos aquí, no todos, me tienen fastidio. Pero, como le digo yo… yo no quisiera vivir en estas condiciones tampoco, no quisiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s