El último amigo de la huincha de Apoquindo

Alejandro Tobar es el sastre de una de las galerías más antiguas del barrio alto. Desde hace más de veinte años, repara jeans, trajes, poleras, entre otras cosas. Siempre acompañado de sus amigas: La máquina de coser y su huincha.

Mientras los oficinistas caminan de un lado para el otro por Apoquindo a la hora de almuerzo, el sastre Alejandro Tobar, junto a su compañera de trabajo, apagan la máquina de coser, corren la ropa a medio reponer y colocan en la mesa un pocillo de comida y unos cubiertos. De fondo se escucha la suave melodía de Camilo Sesto. Y en Apoquindo, los bocinazos de los autos.

En un local, de no más de tres metros de largo por dos de ancho, Alejandro Tobar trabaja rodeado de ropa, agujas e hilo en la galería El Patio, que queda en Apoquindo 3307. Con una cara arrugada por los años, unos lentes propios de su oficio, un bigote al puro estilo de la CNI y un metro sesenta de estatura, el sastre de la galería, hace más de veinte años es vecino del centro financiero del país y cuenta que debido al progreso del barrio, negocios como el suyo, están desapareciendo.

¿Le ha afectado en sus ventas el cambio que ha sufrido El Golf en los últimos años?

Sí, se puede decir que sí. Porque el residente que manda a arreglar la ropa acá ha estado disminuyendo paulatinamente. A medida que se ha ido modernizando el barrio, el trabajo ha disminuido.

¿Por qué se vino a trabajar a esta galería de El Golf y no a otro lado?

Porque aquí está el trabajo. Donde soy viejo ya no me dan pega. No tengo más alternativa que radicarme en donde me den trabajo.

Entonces, se podría decir que el progreso en El Golf ha sido un cambio para mal para ustedes los locatarios…

Sí. El progreso se ve sólo en la comuna. Pero lo que son los negocios, estos han cerrado y se han ido. También hay otros que se han marchado porque están demoliendo todas estas construcciones antiguas que había en el entorno. De hecho, en la esquina del Bosque con Apoquindo demolieron unos locales parecidos a estos. Entonces paulatinamente, todo lo que son los talleres artesanales-zapateros, sastres, etc.- el progreso se los ha ido comiendo y estamos desapareciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s