Movimiento ciudadano lleva 21 años reclamando por causas que van desde la Ley Dicom hasta salvar el Ártico

El grupo asegura ser responsable de seis leyes ya aprobadas y una que hoy está en trámite. Sus campañas buscan reunir la mayor cantidad de firmas para llevarlas al gobierno de turno. Se consideran un movimiento transversal, voluntario, que busca que las personas comunes tengan voz y opinión frente a injusticias sociales. 

Por Camila Amigo Schwerter

En la esquina del Paseo Ahumada y Huérfanos, en pleno centro de Santiago, tres jubilados entregan folletos, hojas con información, piden una cooperación, venden libros, conversan, y dan consejos sobre las jubilaciones. Con un megáfono, uno de ellos repite cada cierto tiempo “los invitamos a firmar por la campaña ‘No más mercurio en las vacunas’. Vengan a ser parte de este movimiento ciudadano”.

Los miembros de Aquí la Gente realizan esta rutina de lunes a sábado desde hace 21 años. Todo empezó cuando Ernesto Medina, su único y actual presidente, era dirigente de los deudores habitacionales y tenía un programa dirigido a ellos llamado “Aquí está la gente”, que se transmitía todos los domingos por la radio Tierra. Después de ese problema, el programa trató el tema de la calidad de las viviendas, la regulación de las empresas de cobranzas, y así se fueron interesando en otras problemáticas de orden social.

Entonces, Medina junto a sus colaboradores más cercanos del programa radial, decidieron crear un movimiento que agrupara a todos los involucrados en estos conflictos, para así tratar de lograr soluciones concretas.
Modificaron su nombre a “Aquí la Gente” y se instalaron con dos mesas largas, frente al Banco de Chile en Ahumada, para recolectar firmas. “Pero de ahí nos corrían, nos quitaban las cosas, esto no ha sido fácil. Ravinet (el entonces alcalde de Santiago) tenía empresas de cobranzas, y siempre nos mandaba a los carabineros”, cuenta Medina. Luego decidieron moverse a la esquina de Ahumada con Huérfanos.

De estar ahí por más de 20 años, hoy ya no tienen tantos problemas, pues las personas y autoridades se acostumbraron a su presencia. La Intendencia les renueva el permiso cada 15 días, porque, según ellos, es trata de una iniciativa ciudadana que no provoca desórdenes.

Por estos días, Aquí la Gente promociona en su stand las campañas “Patagonia sin Represas”, “Salva el Ártico” de Greenpeace, “No más AFP”, “No más represión mapuche”, y “No más violencia contra los estudiantes en las protestas”. La más importante para ellos es la de las AFP, con la que pretenden reunir un millón de firmas.
Ernesto Medina —ex miembro del PC y antiguo dirigente de una decena de organizaciones sociales— cree que debe existir un sistema público de pensiones como alternativa a las AFP.

El “pata de vaca del año”

La historia del movimiento registra cientos de campañas, que van desde la protección de la privacidad de los datos de las personas a protestas en contra del vertedero Lo Errázuriz, en Estación Central. Más aún, también reunieron las 48.000 firmas para que el candidato Marco Enríquez Ominami se inscribiera como independiente y realizaron “El abusómetro telefónico”, una votación popular para determinar a “la empresa de telefonía más abusadora” (ganó la entonces CTC).

En 2002 incentivaron a las personas a una “huelga de celulares” para que los apagaran por un día, en protesta por los altos cobros. En el mismo año crearon la campaña “Royalty ya”, para que las empresas mineras extranjeras pagaran un impuesto mayor. El 2005 cuando el gobierno iba a comprar aviones, lo que consideraron un malgasto de recursos, llegaron a La Moneda con aviones de papel, con mensajes de “trabajo”, “igualdad”, “dignidad”.

Cuando se produjo un corte de luz llegaron con palmatorias.
A fin de año, en una votación masiva en su esquina eligen a “el pata vaca”, por las acciones negativas en contra la ciudadanía de algunas autoridades, o el premio “Supermoya” en sus aniversarios por las buenas.

Sus logros

Aquí la Gente también se instaló en las ciudades de Osorno, Valdivia, Vallenar, Concepción y Puerto Montt, cada lugar con causas propias y compartidas. Con más de 1500 socios, registran desde el ex senador Nelson Ávila (PR) hasta la senadora Lily Pérez (RN) en sus inicios. Luis Aburto Bórquez, presidente del movimiento en Osorno, dice que es completamente transversal, apolítico y voluntario, que cuando se unió sabía que las organizaciones no ganaban dinero.

Gracias al apoyo durante estos años, el grupo ha conseguido que se aprueben siete leyes; el Royalty a las mineras, la ley que protege la privacidad de las personas, la que corrigió los abusos de las empresas de cobranza, la primera Ley Dicom, la que terminó con el cheque de garantía en los hospitales públicos, la ley del consumidor, y la de la calidad de la vivienda. En trámite aún se encuentra la ley que corrige las distorsiones, abusos y privilegios de las distribuidoras eléctricas.

A futuro esperan transformarse en una fundación, pero dicen que no será como las típicas de los políticos, será una “fundAcción”. Esperando tener socios que les cooperen monetariamente para mejorar sus carteles e implementos, y así sacarle más provecho al Movimiento Aquí la Gente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s