Última galería comercial de Apoquindo enfrenta crisis por fuerte baja en sus ventas

A 39 años de su inauguración, la galería El Patio, ubicada en la intersección de las calles Apoquindo con San Crescente, vive uno de sus momentos más difíciles debido a las caída de más de un 50 por ciento de sus ventas en los últimos nueve meses. La mayoría de los locatarios aseguran que la galería vive sus últimos días.

Por David Aguayo

El sastre apaga su máquina de coser, corre la ropa a medio arreglar y coloca un sándwich sobre la mesa. En el local de al lado, la costurera continúa cosiendo un pantalón, mientras escucha una canción romántica en la radio. En el patio, dos hombres fuman un cigarro. En el segundo piso, la peluquera conversa con su clienta y le cuenta lo malo que está el negocio. Son las siete de la tarde en la galería El Patio de Las Condes y, poco a poco, se van apagando las luces de los locales. Mientras, afuera, en la avenida Apoquindo, brillan las luces de los edificios más caros de todo Santiago.

La galería El Patio es un caracol que cuenta con 20 locales de servicios. Hay cuatro de depilación femenina, un local de comida peruana, una imprenta y fotocopiadora, dos reparadoras de calzado, tres peluquerías, dos costurerías, una reparadora de llaves, un local de comida vegetariana, otro de soluciones gráficas y cuatro oficinas de administración y contabilidad. Todos sus dueños han sufrido en los últimos nueve meses una gran crisis, pues, dicen, que han enfrentado una caída de más de un 50% en sus ventas. Por eso, cuatro locales han cerrado en el último año y varios locatarios, hoy, están pensando en cerrar.

“El progreso se los ha ido comiendo a todos los talleres artesanales. Estamos desapareciendo”, asegura Alejandro Tobar, el sastre de la galería El Patio.

Del amanecer al ocaso

Construida en 1972 e inaugurada en 1973, la galería El Patio fue durante los setenta y hasta mediados de los ochenta uno de los centros de recreación más importante del barrio alto la capital. En ese entonces, contaba con tiendas deportivas, mueblerías, joyerías y una serie de cafeterías adornadas con flores y luces. “La gente venía y se comía su sandwich, se tomaba su helado, su café, se fumaba su cigarrito. Todo aquí mismo”, recuerda José Sánchez, actual administrador de la galería.

Hoy, El Patio está a una cuadra del edificio de la municipalidad de Las Condes y frente al Teatro Municipal. A pesar de su ubicación privilegiada, la galería enfrenta una crisis por sus ventas bajas, la que se ha visto acentuada por los daños estructurales que el edificio presenta desde el terremoto del 27F. A simple vista, sus murallas presentan grietas y, además, el edificio sufre de problemas de filtraciones, humedad y de alcantarillado. Tan grave es el problema que, cuando llueve fuerte, el nivel inferior del caracol se inunda.

Según los locatarios no hay ninguna intención de remodelar la galería, debido a que cada negocio funciona de manera independiente. Además, según ellos, tampoco existe ningún plan de restauración por parte de la Municipalidad. “La galería está desahuciada”, asegura con amargura, el administrador José Sánchez.

El ambiente adentro de la galería está lejos de lo que fue en sus mejores días. Muchos locatarios atribuyen la debacle actual a la irrupción de los malls y centros comerciales de mayor envergadura que están cerca del caracol.

Mientras tanto, las luces de los edificios más caros de la capital iluminan la noche de Apoquindo. Las ampolletas de los últimos locales se apagan por completo. La galería El Patio queda en penumbras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s