Ñuñoa: Parroquia Nuestra Señora del Carmen de celebra 350 años de vida

Frontis de la parroquia.

A un costado de Plaza Ñuñoa se ubica la tradicional Parroquia Nuestra Señora del Carmen. El terreno donde se emplaza, y la construcción misma, encierra una historia que se comenzó a escribir hace más de tres siglos.

Previo al arribo de los conquistadores españoles, en el siglo XVI, existió en el lugar un cementerio indígena que desapareció progresivamente a medida que se afianzó el dominio español en la zona central de Chile. Así, este territorio pasó de manos de los conquistadores a la Iglesia Católica, por cesión de la Corona Española.

El 16 de julio de 1662, en lo que actualmente es la esquina de Av. Irarrázaval con Francisco Molina se fundó la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, que hoy es la tercera en antigüedad en el país, después de la Parroquia El Sagrario, de 1546 y la Parroquia Santa Ana de 1578.

Para aquel entonces, Chile aún no existía y los territorios que hoy están bajo soberanía nacional pertenecían al Virreinato del Perú. La región que abarcó en sus inicios la Iglesia Nuestra Señora del Carmen eran tan vastos que iban desde la actual Av. Vicuña Mackenna, por el poniente hasta la frontera con Argentina por el oriente; y desde Vitacura, por el norte hasta el río Maipo, por el sur.

En la actualidad el templo se ubica en calle Francisco Molina 138, luego que la Iglesia de Santiago vendiera, en distintas épocas, gran parte de la manzana a privados. La construcción del actual edificio, que reúne principalmente características de estilo romántico, fue iniciada en 1911 bajo el gobierno del presidente Ramón Barros Luco. Los arquitectos a cargo de la obra fueron Eugenio Joannon y Gustavo Monckeberg, siendo este último el que estuvo a cargo del diseño de la fachada que da a Plaza Ñuñoa. La iglesia, que cuenta con una capacidad para 800 personas, ha sufrido daños producto de los terremotos de 1985 y 2010. Para el primer caso, los dineros requeridos en la reconstrucción fueron donados por la iglesia española mediante gestiones realizadas por el párroco de ese entonces. Mientras tanto para el terremoto de 2010, la Municipalidad de Ñuñoa aportó más de $25 millones para demoler parte de la fachada e instalar bloques de fierro que afirmaran y compactaran los muros.

Entre las personalidades importantes que han participado de la comunidad de la parroquia Nuestra Señora del Carmen, se cuenta por ejemplo a la ex primera dama de la república Rosa Markmann, esposa del presidente Gabriel González Videla, quien vivió en Ñuñoa y asistió a misa regularmente hasta que su edad se lo permitió. Al menos es lo que cuenta la señora Mirna Marín, octogenaria mujer que participa activamente de todos los eventos de la comunidad religiosa. En la historia más reciente en tanto, se cuenta al actual diputado por el distrito de Providencia y Ñuñoa, Jorge Burgos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s